Los conflictos pueden subir o bajar, pueden agravarse o debilitarse; cada paso lleva consigo sentimientos, experiencias pasadas con las personas y problemas implicados. Cuando mas sube y se agravan estos conflictos, más nos acercamos a la violencia; es por esto que se hace necesario evitar conductas que suban la tensión e iniciar estrategias que favorezcan la reducción del conflicto. Más abajo podemos ver la dinámica de la escalada de un conflicto.