Decidir sobre los asuntos propios

Decidir sobre los asuntos propios

Los principios de la mediación configuran su esencia, la neutralidad e imparcialidad de la persona mediadora, la voluntariedad de las partes y la garantía de la confidencialidad tanto por las partes como por la persona mediadora lo constituyen en un proceso que confiere a las partes el poder de decisión. Lo que permite que la toma de decisiones o acuerdos sean rentables y duraderos en el tiempo permitiendo la mejora en las relaciones

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *